Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Una complicación que se puede presentar en nuestro día a día y cuando menos se espera, es la rotura de una llave dentro de una cerradura. Esto trastoca cualquier intencionalidad de culminar una tarde de trabajo con tranquilidad si al llegar a casa nos encontramos que no podemos entrar a descansar como teníamos planificado.
Pero antes de caer en un estado de estrés que no nos ayudará a resolver la situación, pensemos en qué herramientas tenemos a la mano para intentar solucionar este inconveniente por nosotros mismos o con la ayuda de algún vecino.
¿Qué podemos hacer para extraer la llave y poder abrir la puerta?
Opción 1. Si la llave ha quedado dentro de la cerradura, pero sobresale parte de ella, podemos tomarla esa parte que sobresale con un alicate o pinza fina e intentar girarla si ha quedado de lado o extraerla si está derecha, en posición de inserción para abrir o en posición de cerrado.
Para ello debemos sostener con una mano la perilla, para ayudar a mantenerla en posición mientras con la otra tomamos la pinza o alicate. De esta manera podrá girarse la llave con menor presión para la cerradura.
Si se cuenta con una copia de la llave o se tiene una de repuesto, podemos eliminar la llave rota y probar el funcionamiento de la cerradura con la llave de reserva.
Opción 2. Si la llave ha quedado totalmente dentro de la cerradura, impidiendo el uso de la pinza o alicate, podemos hacer un de un destornillador de paleta, o cualquier otra herramienta similar que sea posible introducir en el ojo de la cerradura.
La operación a realizar es similar a la sugerida en el caso de las pinzas. Con una mano sujetamos el pomo y con la otra giramos el destornillador como si fuera una llave para abrir la cerradura.
Si estaba bloqueada y logramos accionarla, probemos con el destornillador abrir y cerrar la cerradura para cerciorarnos de que su funcionamiento no ha sido dañado. En caso de que estés muy apurado y no puedas terminar de resolver la situación momentáneamente, bloquea a cerradura con el destornillador, teniendo la previsión de verificar que no se note que la llave está partida y aún está dentro de ella o de que no llegará alguien antes que tú con otra lleve que no podrá introducir.
Si algún miembro de tu familia está por llegar y no has logrado resolver la situación, avísale para que esté prevenido y no pase un mal rato.
Opción 3. Si los dos procedimientos anteriores fallan, no nos quedará más que la alternativa de utilizar un taladro, con el riesgo de dañar la cerradura y tener que cambiarla totalmente.
Si éste llega a ser el caso, debes prevenir y tener a la mano la nueva cerradura, pues si se trata de la puerta de entrada de tu vivienda, no puedes dejarla abierta, salvo que cuentes con alguna medida de seguridad que te posibilite cerrarla o protegerla de alguna otra manera y esperar hasta el siguiente día.
Sin embargo, hay forma de usar el taladro sin daño a la cerradura. Podemos colocar una broca pequeña, quizás de un cuarto de pulgada o cinco milímetros, de manera que sólo quite el metal del cilindro de la cerradura, es decir, que sólo toque el ojo de ésta y hasta donde llegue la llave.
Retiramos el metal que se haya soltado por efecto del uso el taladro e intentamos abrir girando el mecanismo. SI deseas recuperar la cerradura puedes desmontarla y llevarla a un cerrajero para su reparación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies